Tels. (2) 243 3968 | Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Nancy Palacios Mena

Nació en Quibdó, Chocó, y es maestra. Cuando cursaba primero de primaria, su escuela se cayó, así que le tocó estudiar por años de forma itinerante, “como un poco de arrimados”, dice entre chiste y chanza. Ella y su hermana nacieron con paladar hendido, una condición en la cual el velo del paladar presenta una fisura que une la boca con la cavidad nasal. Este problema genera dificultades en el habla. Sin embargo, ambas hermanas querían estudiar y Nancy Palacios quería convertirse en maestra a pesar de sus asuntos con el lenguaje. Las dos jóvenes se fueron a vivir con unos tíos y trabajaron para costear sus estudios, una en Cali, la otra en Florencia. Desde entonces, emprendieron un camino dedicado a la educación. 

Ganadora del Premio Compartir al Maestro 2015, Gran Maestra, la distinción más prestigiosa para esta profesión en Colombia, Nancy Palacios es la mejor profesora afro para El Espectador y la Fundación Color de Colombia. Su propuesta, “La indagación como estrategia pedagógica para la enseñanza de las ciencias sociales”, ganó entre 1.129 postulaciones.

 Desarrolló el proyecto laureado –con metodología Ondas- como docente de la institución educativa Santa Ana de los Caballeros de Ansermanuevo, y hoy enseña en la Institución Educativa Gabo, de Cartago, ambos municipios del Valle del Cauca.

Licenciada en Ciencias Sociales y Mágister en Sociología de la Universidad del Valle, y doctora de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud, del Convenio de la Fundación CINDE y la Universidad de Manizales, también es profesora de la Facultad de Ciencias Humanas y Artes de la Universidad del Tolima. Ha publicado dos capítulos en sendos libros y dos artículos en revistas académicas. Nacida en Chocó.

Su historia habla con creces de su carácter: para ella no fue suficiente superar una limitación congénita o las desigualdades sociales del país en que nació, se convirtió en un ejemplo de vida y emblema del trabajo duro, la diligencia y la entrega a un oficio que recibe una responsabilidad monumental de la sociedad, y poco de su agradecimiento. Nancy Palacios es una de nuestras Fórmulas de Cambio.